Mi experiencia personal

Como indiqué en el apartado «sobre mi» nací (en los ochenta) con una discapacidad física. Los avances médicos por aquel entonces no tenían nada que ver con los de ahora, por lo que mis padres no lo supieron hasta que me vieron por primera vez.

A mis padres le dijeron que no andaría, que estaría siempre en una silla de ruedas y que con suerte llegaría a los 18 años. Así que pasando de todos esos malos rollos empecé a andar solita a las 18 meses. Desde ahí hasta el día de hoy llevo en mi cuerpo 13 cirugias (el 13 siempre fue es mi número de la suerte) Una vez me preguntaron si no me daba miedo entrar en quirófano a lo que respondí «la última vez que entré salí con mi hijo en brazos. La primera fue la que hizo que consiguiera entrar la última vez»

Con este blog quiero hacerle ver a todas esas personas que la sociedad encasilla, que etiquetan y que les dicen «no vas a poder», que con trabajo y esfuerzo es posible conseguir lo que uno desea. Una de las cosas que más deseo en el mundo es conocer al médico que le dijo a mis padres (cual bruja lola) como de desdichada sería su hija pequeña. Tengo el encuentro en mi mente perfectamente estructurado: Le daría dos besos le daría el codo, le invitaría a un café y le daría las gracias por hacer que esas palabras hicieran que mis padres luchasen para que no se hicieran realidad.