¿Hijo único o familiar numerosa?

Anadir un titulo 1024x1024 - ¿Hijo único o familiar numerosa?

He aquí la cuestión

La respuesta a esta pregunta, que tanta controversia presenta, es mucho más sencilla y rápida de lo que parece: Los que quieras, puedas y te de la gana. Y, aunque parece una respuesta obvia y evidente, lo cierto es que a la hora de llevarla a la práctica no lo es tanto y causa angustia, indecisión e incluso discusiones, a muchas parejas.

Empecemos por el principio, los hijos son únicos siempre, da igual que tengas uno, dos o diez. Cada uno de ellos es único, especial, irrepetible y requiere de unas necesidades diferentes a cualquier otro. La crianza que elijas y el ejemplo de los padres será clave para la educación de los hijos. Hay familias maravillosas y diversas con un solo hijo y familias maravillosas y diversas con multitud de niños habitando el hogar.

Lo primero que debes tener claro es el tiempo y los medios de los que la dispones para cuidar y criar a tu progenie y, a partir de ahí, decidir qué es lo mejor para el conjunto de la unidad familiar sin sentir remordimientos ni estigmatizaciones. 

Cuando la decisión es tener un solo hijo, se suelen dar situaciones incómodas y se escuchan comentarios bastante inadecuados del tipo “Le hace falta un hermano”, como si tener más de un hijo fuese la consecuencia de haber decidido dar compañía al primogénito; “Cuando seas mayor se encontrará muy solo para cuidarte”, esa frase es incalificable… ¿Traes al mundo a un batallón de futuros enfermeros y cuidadores para que no se les haga pesado cuidarte cuando lo necesites?

A los “hijos únicos” se les afrenta con afirmaciones del tipo “no se te castiga”, “eres muy caprichoso”, “no sabes compartir”. Lo cierto es que todo esto no son más que estigmas sociales. La conducta y el comportamiento de los niños será el resultado de la educación recibida, hay hijos únicos mucho más generosos, solidarios y empáticos que otros que se han criado en una unidad familiar numerosa. 

No creas que no sufrirás comentarios similares si tu decisión es la de tener una familia con muchos miembros. Habrá opiniones de todo tipo, sobre el tamaño de tu casa, la cantidad de habitaciones, sobre si tus cuentas están lo suficientemente saneadas para afrontar ese gasto, sobre si serás capaz de dedicar el tiempo suficiente a cada uno…

Por eso, y volviendo al inicio del artículo, lo único que necesitas tener claro es que la decisión adecuada será aquella que se adapte a ti y a tu unidad familiar, a tu tiempo, a tu espacio, a tu economía, a tus necesidades y a tus ganas, porque eres tú y solo tú, quien va a afrontar esta empresa y lo que opinen los demás, como decía el gran José María Cano, está de más.