Bienvenido a casa, ¿y ahora qué?

bienvenido a casa 1024x576 - Bienvenido a casa, ¿y ahora qué?

Sin duda, la llegada de un bebé es un torbellino de emociones y cambios, pues la familia deberá adaptar su rutina a la gran atención y necesidades que presenta un recién nacido. Eso sí, no te agobies amiga, todo es temporal, y poco a poco las cosas irán tomando su curso. Recuerda que se trata de una etapa pasajera, y más pronto de lo que crees podrás recuperar tus anheladas horas de sueño.

De igual forma, no es necesario que organices una fiesta de bienvenida para el bebé, lo mejor es que descanses y le des la oportunidad a tu cuerpo de recuperarse, sin olvidar lo más importante: Disfrutar a tu bebé.

Lo ideal es seguir las recomendaciones médicas al pie de la letra, alimentar adecuadamente a tu bebé, bien sea a través de leche materna o fórmula, (más adelante hablaremos de la lactancia materna y la tan criticada decisión de dar el bibi, algo que no entiendo!! mi hijo es de biberón y se ha crecido estupendamente, pero esto ya lo abordaremos más adelante) y tratar de establecer una rutina.

Esto es cuestión de prática!! No hay una receta mágica en la crianza de un bebé, así que paciencia y desfoga. No pasa nada por llorar, todas lo hacemos. Cuando llegamos a casa a veces nos vemos desbordadas, tranquila; grita! patalea! y adelante!! esto es algo que, al final de todo, reconforta! y que como bien digo, nos pasa todas!!

Finalmente, recuerda que puedes apoyarte en tú pareja y familiares, que las cosas son temporales, que con el tiempo tu bebé se irá haciendo más independiente, y sobre todo que pedir ayuda está bien.